Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Views:
47
  • El próximo martes 11 de Febrero se mantendrá una reunión con el Director General de Tráfico para renegociar las nuevas restricciones a camiones aprobadas para este año 2020
  • Entre las que han creado más malestar en el sector cabe destacar la nueva restricción en Burgos los domingos para los camiones que accedan a la frontera, la establecida en Huesca los fines de semana así como los embotellamientos que se están ocasionando en las Áreas de Servicio de la AP7 por los desvíos obligatorios a camiones.

En respuesta a la solicitud planteada por FENADISMER, este próximo martes 11 de Febrero el Director General de Tráfico se reunirá con las asociaciones del sector para analizar las restricciones a camiones aprobadas para este año 2020 que han ocasionado más malestar en el sector del transporte por carretera, por considerarlas en algunos casos absolutamente desproporcionadas al priorizar los intereses de los conductores particulares sin tener en cuenta el carácter esencial de la actividad que desarrollan los transportistas para el resto de actividades económicas de nuestro país.

 

Así, entre las restricciones más polémicas que FENADISMER solicitará renegociar a la DGT, destaca la nueva prohibición a la circulación a los camiones que se dirijan desde el centro de la península hacia el País Vasco y la frontera de Irún, estableciendo que un importante número de domingos y otros días del año los camiones deberán permanecer retenidos a la altura de Burgos, esto es, a más de 250 kilómetros de la frontera francesa, entre las 16 y las 21 horas, lo que supondrá hacerles perder competitividad en casi la mitad de una jornada diaria, y además originará previsiblemente una congestión de miles de camiones los domingos en las proximidades de la zona de Burgos, sin que existan áreas de estacionamiento y de servicio suficientes para absorber tal incremento de vehículos.

También como novedad, y sin previo aviso ya que no se sometió a consulta preceptiva previa de las asociaciones de transportistas, se ha introducido una nueva restricción por la que se prohíbe la circulación de camiones todos los fines de semana de Enero a Abril y en Diciembre más otros festivos en la carretera nacional N-230 en la provincia de Huesca, para facilitar el acceso y retorno de los “esquiadores” a las pistas de esquí de Baqueira y Boi Taull, entre otras.

Asimismo, tras la liberalización de la autopista AP-7 desde Alicante a Tarragona se ha recrudecido el problema de saturación en las áreas de servicio de dicha autopista, que ha venido denunciando FENADISMER desde que se aprobó en Septiembre de 2018 la circulación obligatoria de los camiones por dicha autopista. Así desde la puesta en marcha de los citados desvíos obligatorios se han venido produciendo gravísimos problemas de sobresaturación e inseguridad vial en las 3 únicas áreas de descanso existentes en dicho tramo en la autopista AP-7, en concreto las de Benicarló, La Ribera y Baix Ebre, que entre las tres suman menos de 90 plazas de parking para camiones, dificultando que los transportistas puedan realizar los descansos que por ley están obligados a hacer cada 4´5 horas, sin que hasta la fecha la DGT abandonar la autopista de peaje hacia la carretera nacional paralela para realizar las labores de repostaje, avituallamiento o descanso, e incorporarse de nuevo a la autopista por la siguiente salida en el sentido de la marcha, lo que aliviaría a corto plazo dicha situación de colapso e inseguridad que soportan las áreas de descanso de la autopista.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn