Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Views:
152

 

  • En una nueva ofensiva más, los Ministros de Transporte de Bulgaria, Rumanía, Chipre, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Polonia aprovechan cualquier excusa para dinamitar el Paquete de Movilidad.

 

  • Sin importar la grave crisis sanitaria a nivel europeo, los ocho países del Este de Europa se alían actuando de forma conjunta para evitar las modificaciones finalmente aprobadas en materia de transporte por el Parlamento Europeo.

 

Una ocasión más los Ministros de Transporte de Bulgaria, Rumanía Hungría, Lituania, Polonia, Chipre, Letonia y Malta, no han desaprovechado la oportunidad ante la actual actual crisis sanitaria que sufre toda Europa, para remitir una nueva carta conjunta a las tres instituciones básicas de la UE, Parlamento Europeo, Comisión Europea y Presidencia del Consejo Europeo, exigiendo que se paralice la aprobación del  nuevo Paquete de Movilidad por no considerarla “ni razonable ni justificada”.

 

Resulta inexplicable que, uno de los momentos más difíciles por los que está pasando Europa, con una gravísima crisis sanitaria que afecta de manera trágica a todos los Estados miembros, y que ya comienza a desembocar también en una grave crisis económica, este grupo  de países aprovechen la ocasión para dinamitar la aprobación del Paquete de Movilidad. Sin recato alguno, en la carta remitida a las instituciones europeas, reclaman que se suspenda el procedimiento legislativo con las medidas y regulaciones ya adoptadas, proponiendo que dada la situación generada en Europa por el “coronavirus”, se proceda a reevaluar la situación del sector del transporte.

 

Hay que recordar que estos países del Este de Europa reiteran una vez más su oposición al establecimiento de medidas que garanticen la competencia leal entre las empresas transportistas europeas, rechazando la nueva regulación en materia de cabotaje, rechazando la idea de que los conductores hayan de retornar a sus países de origen, el retorno de los vehículos a sus países de origen al menos cada dos meses, así como que se obligue a que los conductores realicen el descanso semanal cada dos semanas fuera del vehículo.

 

En este sentido, sólo cabe señalar que en circunstancias como las actuales, sólo cabe reclamar una actuación conjunta y coordinada de todos los países de la UE, en colaboración con las instituciones europeas, para lograr crear un marco económico futuro que permita a todas las empresas europeas y a las de transporte en particular continuar con su actividad una vez finalice esta grave crisis sanitaria y rechazar  rotundamente que se aprovechen circunstancias como las actuales para dinamitar el conjunto de medidas adoptadas por el paquete de Movilidad ya aprobado que no hace sino mostrar un comportamiento insolidario y dañino cuando lo que se requiere es la máxima unidad de todos.

 

    #ElTransporteNoPara

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Temáticas: