Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Views:
131
  • El pasado mes de Julio los repartidores iniciaron una protesta por la intransigencia de la empresa distribuidora que planteaba inicialmente el despido de hasta el 60% de los repartidores de la Comunidad de Madrid, que finalmente ha quedado limitado a 90 trabajadores con su correspondiente indemnización económica.
  • El conflicto obligó a cerrar los kioskos de prensa de Madrid por falta de reparto durante varias semanas.

 

Después de un año de negociación para la renovación del contrato suscrito en su día entre la Asociación de Repartidores de Prensa de la Comunidad de Madrid, organización integrada en FENADISMER, y la empresa distribuidora DIMA Distribución Integral, anteriormente propiedad de las empresas editoriales de los principales periódicos españoles y actualmente propiedad del operador logístico Boyacá, y que vencía este viernes 31 de Agosto, en el día de ayer la Mesa Negociadora que representaba a los repartidores de prensa y Boyacá suscribieron un nuevo Acuerdo Marco que recoge la nuevas condiciones contractuales para los próximos 3 años, contemplando nuevas condiciones económicas tanto para los repartidores que continúan desarrollando su actividad como de los que voluntariamente cesan en su actividad a partir de ahora a cambio de una compensación económica.

 

Como se recordará, la pretensión inicial de la empresa distribuidora pasaba por despedir al 60% de la plantilla actual, en su totalidad transportistas autónomos, alegando la importante reducción de las ventas de la prensa en papel en los puestos de venta como consecuencia de los nuevos hábitos de los lectores tras la aparición de internet, planteando asimismo una fuerte reducción de sus ingresos para aquellos repartidores aquellos que continuaran trabajando desde este de Septiembre, teniendo en cuenta que en los últimos años ya sufrieron diferentes recortes económicos.

 

Esta situación de conflictividad ocasionó durante varias semanas el pasado mes de Julio y principios de Agosto el desabastecimiento de los quioscos de prensa de la Comunidad de Madrid, que se vieron obligados a cerrar sus negocios ante la falta de suministro de la prensa diaria y de algunas revistas semanales, lo que la empresa distribuidora trató de paliar sin éxito con la contratación ilegal de vehículos particulares para intentar hacer el reparto diario.

 

Sin embargo, tras la mediación llevada a cabo por la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos UATAE con la empresa distribuidora, permitió desbloquear la negociación durante el mes de Agosto, que ha culminado con el acuerdo alcanzado este jueves y que supone la renovación de los contratos de trabajo durante los tres próximos años y el despido voluntario de tan sólo 90 repartidores, que recibirán su correspondiente indemnización económica en compensación por la actividad profesional que vienen desarrollando los repartidores de prensa durante los últimos 30 años.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn