Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Views:
200
  • Tras la desregulación de los tractores agrícolas en la reforma de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres de 2013, la competencia desleal de este tipo de vehículos se ha incrementado de forma preocupante.

 

  • Los tractores agrícolas son utilizados para realizar transporte público sin ningún tipo de limitación horaria, ni permiso de conducir profesional, con cargas superiores a las 54 toneladas y circulando en carretera a velocidades superiores a los 70 kms/hora.

En los últimos meses, FENADISMER ha venido recibiendo numerosas denuncias de transportistas por el considerable incremento de la actividad de transporte por carretera que se está llevando a cabo utilizando tractores agrícolas, acaparando importantes cuotas de mercado de transporte que con anterioridad eran prestadas por transportistas profesionales.

 

Ello supone una verdadera situación de competencia desleal al carecer este tipo de vehículos de los controles administrativos de su actividad que se exigen a los vehículos de transporte. Así los titulares de vehículos agrícolas pueden realizar transporte público por carretera sin ningún tipo de limitación horaria, al no ir provistos de aparato tacógrafo, y además sin tener que poseer ninguna autorización de transporte, como consecuencia de la política desregulatoria introducida en la modificación de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres aprobada en 2013.

 

Pero junto a lo anterior, cabe destacarse asimismo que la actividad de transporte desarrollada por los tractores agrícolas se encuentra subvencionada fiscalmente, al utilizar gasóleo bonificado para su propulsión, con un precio un 50% inferior al del gasóleo de automoción, lo que agrava la situación de competencia desleal y de distorsión del mercado de transporte en nuestro país.

 

Además en muchos casos los tractores agrícolas arrastran semirremolques con capacidades de carga superiores a las de los vehículos de transporte, habiéndose  detectado conjuntos con un peso en carga superior a las 54 toneladas, los cuales circulan libremente por las carreteras con velocidades que alcanzan los 70 kms/hora, pese a que el Reglamento General de Circulación limita su velocidad máxima a 25 kms/hora, y todo ello con un simple permiso de conducir de la clase B, a diferencia de los profesionales del transporte a los que se les exige poseer el permiso C+E.

 

En prueba de dicha actuación ilegal y con gravísimas consecuencias para la seguridad vial, en el video colgado en el twitter oficial de FENADISMER @fenadismer puede comprobarse la velocidad a la que circula un tractor agrícola arrastrando un remolque así como la impresionante carga que arrastra por una carretera convencional.

 

https://twitter.com/fenadismer/status/1227900144269635584

 

Por ello, FENADISMER conjuntamente con sus organizaciones territoriales está promoviendo en las Comunidades Autónomas donde se desarrolla principalmente dicha actividad ilegal de transporte ,un Plan de Inspección intensivo contra los tractores agrícolas, incidiendo en su control en lo que se refiere al cumplimiento de sus obligaciones  administrativas y tributarias de sus titulares, así como del control de los posibles excesos de peso y velocidad en que dichos vehículos incurren de forma habitual.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Temáticas: